Europa ha estado desarrollando su propio sistema de localización (GPS), Galileo, que tiene pensado comenzar a dar sus frutos a principios de 2015, aunque de forma limitada. Gracias a él, podrás obtener información más precisa del tiempo y del posicionamiento.